sábado, abril 13, 2019

LAS RESPUESTAS

Es como una lista de causas y efectos que me sirve de evidencia de que la vida es un ciclo. 
Mi papá tomo la decisión de trasladarnos a vivir a Cartagena y desde el día que nos dijo –nos vamos- solo pasaron quince días. Nada estaba planeado solo consultó por Internet arriendos y salimos con las maletas de paseo. Mi mamá tuvo la precaución de llevar cobijas y sabanas.

Nos instalamos a un cuarto piso de un edificio de apartamentos, muy poco diferente al lugar donde vivimos durante trece años pero con la extra que el cuarto principal tenia un gran ventanal en se veía el mar.

Mi papá volvió a Bogotá un par de veces para contratar una mudanza y traer las cosas que consideró de valor y vender, regalar o votar lo que no. La última vez que fue lo hizo para concretar con una empresa de finca raíz la administración del arriendo de nuestra casa. Según escuché con eso garantizaba el arriendo aquí y algunos gastos.

Mi mamá esta muy feliz y no disimula su emoción y la gran curiosidad de conocer nuevas personas y los centros comerciales. Por mi parte estoy interesado en conocer los cinemas y los museos y las bibliotecas. Igualmente se que tengo que ingresar a un colegio que puede ser distrital, donde voy a conocer personas nuevas. Evento que no es extraño para mi pues toda mi vida he pasado de uno a otro y la diferencia esta vez es que es en otra ciudad.

Tengo la costumbre, desde siempre, de inventar formulas sobre los eventos. No se si es algo natural de todos o solo es cosa mía. Es como una lista de causas y efectos que me sirve de evidencia de que la vida es un ciclo. Pero ahora que lo estoy decantando encuentro que esa afición si tiene un origen en el entorno que nos rodea porque por donde uno mire hay alguien descubriendo las claves ocultas de algo. Como el éxito, la felicidad y el camino al cielo.
En las bibliotecas hay una sección de auto ayuda donde pululan los manuales para sobrevivir a una perdida, al divorcio, al matrimonio y mas. Podemos encontrar manuales para lograr el mejor empleo, como ser un buen hijo, un buen amante y casi de cualquier tema.


Mi constante sensación de estar viviendo lugares y sucesor repetidos es otro ingrediente para mi costumbre de crear formulas que parece más un acto científico. Ahora sé que he vivido de nuevo un “déjú vu” (una palabra en francés que explica fácil mis continuas visiones de sucesos que parecen conocidos). Cartagena resulto ser un lugar conocido, el apartamento donde vivimos es demasiado familiar, las personas que comencé a conocer me dan la sensación de familiaridad que da la cotidianidad.

Los temas relacionados con los viajes en el tiempo me llaman la atención especialmente los bucles y como ejemplo está la película “El día de la marmota” donde el protagonista tiene la oportunidad de cambiar algo, una por vez, obligandolo a repasar los hechos y corregir sus actos hasta descubrir el defecto para poder continuar con el tiempo normal.
Todas estas ideas que ocupan gran arte de mi tiempo son una fuente de dudas que encienden la curiosidad y me llevan consultar cualquier material sobre el tema. 

Además  conocí a Guillermo, el señor de la droguería, que tiene siempre una actitud cómica en todo momento que un día me reveló su secreto para tener una clara visión sobre el futuro.
-es sencillo y depende mucho de la fe- dijo.
Luego tomo entre sus manos la biblia, serró los ojos y en voz baja recito una oración, luego leyó en la pagina que abrió al azar.
-salmo 31-19 Enmudezcan los labios fraudulentos, que hablan inocuamente contra el justo con soberbia y menosprecio.- Luego levantó su mirada y me sonrió.

No tengo palabras para expresar lo que fue ese maravilloso descubrimiento, aunque en otras ocasiones escuche a personas mirando al cielo y pidiendo un consejo, rogando por una señal, como también lo hice en los momentos decisivos en donde estaba en juego mi buen juicio o mi moral -Dios mio, dame sabiduría- (es mi petición para luego tomar mi camino con fe.)
Pero luego de esta gran revelación esas dudas las consultaba con los salmos, aunque al principio tuve escepticismo porque me percaté que me estaba dejando llevar por el mismo efecto de los horóscopos donde uno acomoda un texto indirecto para que encaje en nuestra cotidianidad.

Ayer le conté mi papá mi descubrimiento y él me comentó que siempre tiene como medio de comunicación con el todo poderoso a las otras personas. Me dijo que el teléfono directo con Dios esta en los demás en nuestros actos con ellos y para ellos. Que en sus rostros y palabras esta el inicio de la conversación que con lleva a las respuestas.

Por  Fernando Urrea 2015

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recuerda que es importante el respeto, te agradecemos tus ideas y comentarios.

Seguir por Email

Historias y cuentos

Archivo del Blog

iNuestro

Texto Fresco

URRBEL EN TU CASA

Periódicos Regionales